Kid-Friendly Alternatives to Smartphones: Taking the Smart out of Smartphones

Kid-Friendly Alternatives to Smartphones: Taking the Smart out of Smartphones

By: Fiona Leikness

As parents, one of our biggest concerns is knowing where our kids are at any given time. We want to make sure they’re safe, and that we can reach them in case of emergency! We may think the solution lies in giving our child a phone, but then we’re left grappling with the idea of direct access to the internet and social media. How do we protect them from the dangers of online predators, exposure to graphic content, and pornography?

Thankfully, the solution is very simple. A few companies have heard the outcry from parents regarding screen-addiction, social media, pornography, and access to the internet, and have taken on the challenge of providing affordable, minimalistic alternatives to smartphones.

Think Smarter, Not Harder

Some of the biggest concerns over giving children their first phones revolve around games, social media, and access to the internet. Parents aren’t immune to the addictive qualities of smartphones either. How often have we found ourselves glued to a game or scrolling through our news feeds for hours? We hear that notification ding and immediately we want to check it! But we’re also aware of the salacious content that can and does lurk within social media and the internet. So what do we do? Here are a few ideas:

Gabb Wireless

Gabb Wireless offers a smartphone free of app stores, an internet browser, and social media. However, their phones still maintain that smartphone look so that your children don’t have to feel left out or “behind” amongst their peers.

  • Basic front/rear camera
  • GPS tracking
  • Bluetooth capable
  • Built-in music app
  • Radio functionality
  • Call/messaging capable
  • No web browser
  • No app store

The Light Phone

The Light Phone II takes smartphones back to the bare-bone basics. Light Phone caters to all crowds with the idea of helping users free themselves from the constant scrolling and usage that haunts most smartphone users. What’s unique about this phone is that it also advertises an E-Ink screen (made popular by e-readers like Kindle), eliminating problems that arise from blue light on standard smartphone screens.

  • Call/messaging capable
  • Alarms
  • E-Ink screen
  • No web browser
  • No app store
  • No camera
  • Does not support images
  • Optional calculator and podcast tools

Look Ma, No Hands!

Now, smartphone alternatives may seem handy and all, but what if your child is prone to losing items? Maybe you are reluctant to give your child a phone at all? Well, worry not! With smartwatch technology constantly improving, parents now have access to kid-friendly options for smartwatches that allow you to stay in touch and to know the location of your child at all times.

Timex

Currently my favorite option, Timex offers a variety of smartwatches for the whole family, including a child friendly version that’s perfect for even the youngest kids. Parents can even customize the watch’s functionality according to their desires.

  • GPS-tracking
  • Call/messaging capable (approved contacts only)
  • SOS alert button (alerts predesignated contact/s)
  • Durable
  • No internet access
  • Simple games (can be set or removed by parents)
  • Customizable task/reward option
  • Step tracker

Verizon Gizmo Watch

Verizon’s GizmoWatch is very similar to the Timex smartwatch when it comes to features, but would most likely be better suited to children 10 and up based on design. However, this watch does boast greater customization capabilities so that your child can really make this watch his/her own.

  • Long-life battery
  • GPS tracking
  • Call/messaging capable (approved contacts only)
  • Fitness counter
  • Can set scheduled reminders
  • Waterproof 
  • No internet access

Whether you decide to give your child a standard smartphone, a restricted phone, or a kid-friendly smartwatch, it is comforting to know that we, as parents, have so many options available to us when it comes to keeping our children safe. These smartphones and smartwatches allow us to offer our children a little more freedom in their lives while still protecting them from the dangers of the digital age.

For more information, be sure to check out Conversations with My Kids: 30 Essential Family Discussions for the Digital Age, available on Amazon! Still want more? Then be sure to read Noah’s New Phone: A Story About Using Technology for Good, also available on Amazon.

Fiona Leikness is an editor for Educate and Empower Kids and student at BYU-I. She is currently studying English with an emphasis on creative writing and editing.

“Is My Brain Really Getting Mushy?” Technology’s Influence on Our Kids

“Is My Brain Really Getting Mushy?” Technology’s Influence on Our Kids

By Toni Van Orman and Fiona Leikness

“Stop asking!” If you have children, I am sure this is something you have exclaimed over and over when they asked you one too many times why they couldn’t keep playing on the tablet, keep watching movies, or keep playing games. I am sure you can even picture the tantrums that happened when you told them their time was up. Well, if you have, you are not alone. One Australian survey that spoke with 1000 parents found that roughly 58% of parents reported having “seen their children have a tantrum of some degree when they insisted on limiting their use of technology.” If you have not experienced any of this behavior, count yourself as one of the lucky few. 

Tantrum-throwing and whining used to be a common, tiring occurrence in my home. At one point I decided I was done, and questioned if this battle was worth fighting. A parent can only take so much. Right? Honestly, the idea of giving into my children’s thirst for technology was tempting. It would be so easy. In fact, it didn’t take much to imagine the peace and quiet that I could soon be experiencing if I just gave in. However, I wasn’t quite ready to give up. I decided I needed to look at the data. I began by doing a little research. You wouldn’t believe what I found!  

Food for Thought

The overuse of technology is something that has become so prevalent in our current culture that even some of our kids are concerned that they are spending too much time on technology. With such ease of access to the internet through smartphones, laptops, and tablets, it would be hard to imagine how kids wouldn’t become dependent on technology. One study, conducted by David Smahel, Michelle F. Wright, and Martina Cernikova, took the time to interview a large pool of children from several countries. The goal of the study was to find out what negative effects the use of technology has on your average kid- not just kids deemed “addicted” to technology. Many of the kids interviewed reported eyestrain and headaches from even just one hour spent in front of a computer. Other kids reported feeling tired from spending similar amounts of time on the computer, which was noted to be possibly linked with a child’s performance in school.

This same study also noted that kids who encountered harmful, violent, and/or graphic content online reported having nightmares and difficulty sleeping as a result of these nightmares. Many of the kids mentioned how these images would stick in their minds long after they had clicked away from the image or video. I couldn’t help but wonder if my own kids had had similar experiences.

Going further, another study published in Journal of Youth and Adolescence found that engaging in online activities before and during bedtime could interfere with childrens’ and teens’ sleep quality and duration. It was also noted that this reduced quality of sleep could lead to negative emotional responses in children and teens. 

This data helped me decide that this battle with technology was absolutely worth fighting. With these studies to help me better understand that my concerns were warranted, I was more committed than ever to deal with the whining and tantrums. The message was clear.

Our Kids Need Help!

At this point, I decided it was time to get a little creative; I wanted to be able to share with my kids why I cared about limiting their technology use in a way that they could understand. I felt that it was important that they understood why I insisted on these boundaries with technology. My goal was to help educate them as much as it was to protect them.

After some contemplation, I came up with a solution that would not only help my children understand what it is that I learned from the studies, but would also act as a wonderful, ongoing reminder.

That week, I brought home a small tomato plant. With my kids gathered up, I set the plant down next to another empty pot full of soil. I showed them how all plants, like this tomato plant, benefitted from regular watering. I then watered the little tomato plant. I then pulled up the empty pot full of soil and explained that, even though water can be good for a plant, too much can make the plant sick. I then drowned the empty pot with water until the soil was drenched, mushy mud. 

“Our brains are the same way,” I explained. If we’re careful, we can use technology to help us learn and grow, but use too much, and we could end up doing more harm than good. From then on, we placed the little tomato plant in a place where we could watch it and care for it. Each time one of my kids would water the plant, they were reminded of how too much of a good thing can be a bad thing. Now, whenever my children ask, “Mom, why can’t I have more time on the tablet?” I reply, “Because your brains are getting mushy!” Do they still complain? Absolutely. But the complaining and whining is much less than before. Just the other day, my youngest son brought me the tablet and said, “Mom, my brain needs a break. It is getting mushy.” 

Since then, I have found other ways to be proactive about my children’s technology use. Here are four ideas that have worked for my family: 

  1. Set family internet and technology guidelines together with your kids. By setting guidelines as a family, parents are able to teach kids about how they can navigate the internet safely. 
  2. Use parental controls to manage what your kids have access to and to set time limits on devices. Using the parental controls on your Wi-Fi router is a great way to manage all the devices in your home. 
  3. Stay informed about new technology, games, and apps. If you want to protect and educate your children, you have to be informed. Two of my favorite resources include Common Sense Media and Educate and Empower Kids
  4. Create a list of things your kids can do instead of spending time on technology. This has been a great reference for me when my kids tell me how bored they are.

If you are feeling overwhelmed by the prospect of setting greater limitations on your kids’ tablets, phones, or computers, don’t give up hope. Get creative! Help your children understand why they should care just as much as you do about how technology can affect them. Take the time to educate your children in a way that they can understand, and continue to be proactive about protecting your children.  

For more information, be sure to check out Conversations with My Kids: 30 Essential Family Discussions for the Digital Age, available on Amazon! Still want more? Then be sure to read Noah’s New Phone: A Story About Using Technology for Good, also available on Amazon.

Toni Van Orman is a student at BYU-Idaho and will graduate with a degree in Marriage and Family Studies in December 2020.  She has been married to her husband, Jared, for over 15 years, and they have four children. As a military spouse living far from family, Toni has learned the important role that families play in the lives of all individuals. Toni is always looking for ways to help military families stay strong and connected. 

Fiona Leikness is an editor for Educate and Empower Kids and student at BYU-I. She is currently studying English with an emphasis on creative writing and editing.

Lesson: Uplifting Others Online and Everywhere

Lesson: Uplifting Others Online and Everywhere

Speech, media, and famous characters are frequently negative or critical of themselves and others. In this digital age, it’s all too easy to be rude, negative, and/or fake online. Unfortunately, this bleeds into our real-life interactions. It’s easy to be fake and to hide behind a facade, or to mimic the harsh interactions portrayed in media. We don’t always know what other people are going through; we should strive to make their lives easier rather than more difficult. We can do that through honest and sincere compliments.

The objectives of this lesson are:

  • Discuss why compliments and other sincere, positive speech, online and face-to-face, are important.
  • Discuss the differences between what media and pop culture say or do versus what actually makes people feel good about themselves.
  • Help your child understand that every text, email, post, or message can affect others in positive or negative ways.

Download the Lesson Here!

Our book 30 Days to A Stronger Child provides even more helpful information, lessons, and ideas to help your children develop into their best possible selves.

If you are looking for more information about digital citizenship and using tech for good check out our children’s books Noah’s New Phone: A Story About Using Technology for Good.

Lesson: Helping Your Child Become the Master of Their Body Moving Beyond Good Touch/Bad Touch

Lesson: Helping Your Child Become the Master of Their Body Moving Beyond Good Touch/Bad Touch

Before the digital age and body positive movements, teaching our children
the difference between “good touch” and “bad touch” seemed like it was all we needed to do to keep our children safe. Using the terms “good touch” and “bad touch” allowed parents to explain in a simple way the difference between wanted, unwanted, or inappropriate touch.

However, as we move further into body positivity movements and the digital age, teaching the difference between “good touch” and “bad touch” is no longer enough.

Objectives:

  • Help you as a parent understand the importance of your child feeling in control of their own body
  • Help your child start feeling like they are the masters of their body and what that means

Download The Lesson Here!

Looking for more help with discussing boundaries and body safety? Check out our books 30 Days of Sex Talks and Conversations with My Kids: 30 Essential Family Discussions for the Digital Age.

Cuatro maneras sencillas para hacer a un lado las redes sociales en esta temporada de vacaciones

Cuatro maneras sencillas para hacer a un lado las redes sociales en esta temporada de vacaciones

Por Haley Hawks

Muchos de mis primeros recuerdos se centran en caballos y mi padre. Recuerdo que desde una edad temprana, mi padre me llevaba con él a pasear por los bosques de altos pinos negros, llenos de arroyos y árboles caídos, en busca de esas últimas vacas escurridizas para guiarlas hacia arriba o abajo de la montaña. 

Él me enseñó que cuando montábamos en caballo era imprescindible prestar atención. Un día, mientras estábamos montando a lo largo de un camino trillado, un ciervo saltó de entre los árboles, y mi caballo asustado lanzó un salvaje giro a la izquierda. Se asentó después de unos cuantos saltos leves antes de que continuáramos en nuestro camino.  

¿Qué pasa si en ese instante, hubiera tenido mi teléfono celular fuera de mi bolsillo tratando de capturar el tordo gris de mi caballo contra las colinas verdes, en lugar de vivir en el momento? ¿Y si en vez de mí, prestando atención a mi teléfono celular, hubiera sido mi padre, mi esposo, o mi hija tratando de tomar la fotografía? Podría haber habido consecuencias desastrosas por no prestar atención. 

Nosotros, como padres, maestros y amigos podemos ayudar a nuestros hijos y nosotros mismos a estar más presente con estos sencillos pasos, especialmente durante esta temporada de vacaciones:

1. Anímate y a otros a poner el teléfono a un lado. 

Parece natural tener siempre nuestros teléfonos celulares en nuestras manos, pero cambiemos esto. Cuando no lo necesites, hay que guardarlo. Como padres sobre todo, tenemos que dar el ejemplo. 

Aquí hay algunas situaciones en que un teléfono celular no es necesario:

  • En la mesa, durante la cena
  • cuando estamos con amigos y familiares 
  • durante reuniones de negocios
  • en la escuela

           Es tentador estar en las redes sociales para pasar el tiempo o ponerse al día con los amigos. Pero el exceso de medios sociales nos hace perder el tiempo e impide las interacciones en la vida real. Estar presente en el momento nos permite tener conecciones que necesitamos para mejorar nuestras vidas. 

            Durante las vacaciones, cuando estemos rodeados de familia, es el momento perfecto para la practicar esto. ¡Permanezcamos presentes para poder compartir presentes!

2. Deja pasar la oportunidad para tomar fotos. 

Pregúntate, ¿es realmente necesario tomar esta foto? ¿Estaría en peligro si tuviera mi teléfono celular fuera en este momento? ¿Quiero tener esta foto para siempre?

Algunos momentos necesitan captura. Pero esos momentos puede ser sólo para nuestros ojos, no por el placer de un “me gusta”. Lo que publicamos en las redes sociales debe ser selectivo. Nuestros hijos deben ver que elegimos guardar recuerdos, no porque queremos la aceptación de otros, sino porque los atesoramos esos momentos.

3. Vive la vida, no en las redes sociales.

Hay tantas imágenes e interacciones increíbles que están sucediendo cada segundo justo delante de nosotros, y podríamos perdernos de estos si estamos atrapados en las sensaciones de los medios sociales. En lugar de perder el tiempo en nuestros teléfonos, pongamos nuestros teléfonos a un lado e interactuemos. Nuestros niños crecen tan rápido; no perdamos la oportunidad de conectar con ellos por estar en los medios sociales. Si estás teniendo problemas conectando con tus hijos, establece algunos límites: 

  • Desactivar notificaciones 
  • Sólo mirar a las redes sociales después del trabajo y cuando las actividades familiares se hayan terminado
  • Establece reglas  
  • Practicar un chequeo “flash” de las redes sociales 

4. Se intencional.

Si estás hablando con tu madre, habla con ella. Si estás montando un caballo, monta el caballo. Si vas a comer una deliciosa pasta, concéntrate en cada deliciosa cucharada. No esperes a verlo en las redes sociales, experimenta a primera mano por ti mismo. 

Pero si se va a publicar … muestra tu autenticidad. Para ello:

  • Comparte lo que representa tu verdadero yo
  • Comparte tus verdaderos pensamientos
  • Comparte tus verdaderos sentimientos y emociones 

Tu vida es absolutamente hermosa, sorprendente, liberadora, y encantadora. No es necesario usar filtros y Photoshop para lograr la perfección que el mundo demanda. Muestrale al mundo quién eres y qué cosas únicas traes a la mesa. 

Leo Christopher dijo: “Sólo hay una cosa más preciosa que nuestro tiempo y eso es con quién lo gastamos”. Con demasiada frecuencia, los medios sociales y las distracciones digitales roban nuestro tiempo y oportunidades para crear nuevas y alegres memorias con las personas que son importantes para nosotros. 

Cuando nos liberamos de las redes sociales, tomamos el control de la realidad. Somos libres para sentir el poder de la lluvia, sin tratar de aprovecharla en una imagen. Somos libres para disfrutar de acurrucos con nuestros hijos, sin tratar de encontrar la descripción perfecta. Si podemos encontrar tiempo para ser deliberado con los medios sociales durante este tiempo del año, tal vez también podemos aprender a estar sin el estorbo de la tecnología durante todo el año. 

¿Listo para hablar sobre temas difíciles? Mira nuestros recursos, Los medios sociales y los niños: la guía definitiva para mantener a los niños seguros en línea y Guía de medios de comunicación del hogar.

¿Listo para hablar sobre mas temas difíciles? Echa un vistazo a nuestras libros para ayudarte, 30 días de charlas sobre sexo y Cómo hablar con tus hijos sobre la pornografía.


Haley Hawks tiene una Licenciatura en Ciencias en Estudios del Matrimonio y la Familia de la Universidad Brigham Young-Idaho. Le apasiona el aprendizaje, especialmente cuando se trata de relaciones y la vida familiar. Ella espera algún día ser capaz de educar a nivel mundial en lo que respecta a la fomentación de la bondad en la familia, y la destrucción de los ideales que perjudican a la sociedad.

Lección: Piensa antes de hablar, publicar o enviar

Lección: Piensa antes de hablar, publicar o enviar

Las palabras que elegimos para comunicarnos o publicamos en línea tienen el poder de edificar o derribar a otros. Las palabras con las que nos expresamos pueden afectar la manera en que los demás nos ven a nosotros y a nuestras relaciones interpersonales en la escuela, el trabajo y el hogar. Cuando hablamos antes de pensar o publicamos algo inapropiado en línea, como consecuencia afectamos nuestra reputación y la reputación de los demás de manera duradera.

Objetivo

  • Ayuda a tu hijo a desarrollar estrategias para ayudarlo a “pensar” antes de hablar, publicar o enviar cualquier cosa en línea.
  • Discute con tu hijo qué es una huella digital y por qué es importante.
  • Anima a tu hijo a pensar en lo que dicen las palabras que eligen usar acerca de ellos como individuos.

¡Descargue la guía aquí !

¿Listo para hablar sobre temas difíciles? Echa un vistazo a nuestras guías para ayudarte, 30 días de charlas sobre sexo y Cómo hablar con tus hijos sobre la pornografía.

Lección: Guía de medios de comunicación del hogar

Lección: Guía de medios de comunicación del hogar

Ha una guía y acuerdo personalizados y detallados, un estándar, dentro de tu familia para determinar qué tipo de medios, dispositivos, plazos y erramientas de protección se usarán. Ten una discusión con tus niños y dolescentes; hablan sobre los porqués, y no solo los “no”. Qué incluir: Cada amilia debe determinar lo que contendrá su estándar de medios en función de sus circunstancias y necesidades individuales. Sin embargo, sugerimos incluir lo siguiente.

¡Descargue la guía aquí !


¡Echa un vistazo a nuestros libros 30 días de conversaciones sexuales para iniciar conversaciones increíbles sobre este y otros temas a veces difíciles!

Enseñando confianza en uno mismo en una cultura selfie

Enseñando confianza en uno mismo en una cultura selfie

Por Haley Hawks

Traducido por Kimberly Gabriela Mayen

Cuando era adolescente, pensamientos como “Me gustaría ser más delgado”, “Me gustaría tener un mejor bronceado” o “Me gustaría estar más en forma” fueron tan generalizados que me resultó difícil observar cómo se veía mi cuerpo. No quería ver la forma en que mi piel se enrollaba cuando se movía, ni tampoco disfrutaba la grasa extra que se aferraba a mis piernas, estómago y brazos.

Sin embargo, esos pensamientos autodestructivos fueron contrarrestados por tres habilidades vitales que mis padres inculcaron en mi corazón para mantenerme segura a pesar de vivir en una cultura que le encanta lucir impecable

1. Nunca ganarás el juego de comparación, así que no juegues.

Cuando miramos a los demás, inevitablemente habrá algo en su cuerpo que desearíamos tener. En su lugar, echemos un vistazo a nuestros propios cuerpos para encontrar las características especiales que nos gustan de nosotros mismos.

Enseñe a los hijos a hacer esto simplemente preguntándoles: “¿Qué te gusta de tu cuerpo?” O “¿Qué te hace sentir confiado?”

Cuando empezamos a amarnos a nosotros mismos, “experimentamos cambios, cambios positivos. La vida comienza a avanzar con más facilidad y las cosas comienzan a caer mágicamente en su lugar. Las relaciones mejoran. La salud mejora. Y los seres de la vida se sienten bien, realmente bien, ridículamente bien ”, (Fremon, 2017).

Desearíamos que nuestros hijos se sientan realmente bien por ellos mismos sin ayuda externa. Queremos que puedan amar su cuerpo y su vida sin importar las circunstancias.

Una forma fácil en que mis padres me enseñaron a amarme a mí mismo fue con el truco del mejor amigo. Pregúntale a tu hijo: “¿Amas a tu mejor amigo?” Y “¿Tratas a tu mejor amigo con amabilidad y cortesía?” Y “¿Hablarías negativamente con tu mejor amigo?” Ayúdales a ver que son aún más importantes que su amigo. Por lo tanto, hablar con ellos mismos con amabilidad y compasión es completamente necesario y les ayudará a sentirse bien.

2. Mantente auténtico contigo mismo, incluso bajo presión.

La confianza en uno mismo viene en parte al saber quién eres, aceptar a esa persona y ser feliz con todas las imperfecciones. Hay ocasiones en que somos presionados para ser algo más que la Increíble persona que somos. Sin embargo, “Aprender a expresar los diversos aspectos de quién eres como persona puede ser una de las mayores alegrías de la vida y una parte esencial de su bienestar emocional” (Vilhauer, 2016).

Enseña a tus hijos que quienes son es suficiente. Son increíbles, valen la pena, y excepcionalmente hermosos. Las normas, especialmente las normas del mundo, no definen quiénes son. Como el mago más sabio de la serie ficticia de Harry Potter, Albus Dumbledore, ha dicho: “Es nuestra elección. . . eso demuestra lo que realmente somos, mucho más que nuestras habilidades ”. O en este caso, mucho más que nuestra apariencia externa. Enseña el poder de ser fiel a ti mismo en un mundo que solo muestra lo superficial de una Selfie.

3. Estar agradecidos.

Cuando tu hijo se vea en el espejo, enséñale a ver a de qué tiene que estar agradecido. Un niño no necesita demostrar su valía. La gratitud puede ayudar con sentimientos de inutilidad o vergüenza. La gratitud “Puede disminuir el estrés y tiene otros beneficios importantes para la salud emocional. Una persona que está agradecida tiende a pasar menos tiempo comparándose con los demás y sintiéndose envidiosa ”, (Stewart, 2017). Para enseñar esto, puedes preguntar “¿Qué fue lo bueno de tu día hoy?” O “¿Qué parte de tu cuerpo físico aprecias más hoy y por qué?”

Nuestros hijos necesitan entender que las redes sociales no los definen. Me gusta, tweets y DM no muestran valor. Tratemos de enseñarles a los niños cuán invaluables son ayudándolos a crear amor interno hacia sí mismos en lugar de obsesión externa con la perfección.

* ¿Has revisado algunos de nuestros increíbles recursos para padres? ¡30 días de charlas sobre sexo: Empoderar a tu hijo con conocimiento de la intimidad sexual y cómo hablar con tus hijos sobre Pornografia son libros muy útiles para ayudarte a tener discusiones simples sobre temas difíciles!

Haley Hawks tiene una licenciatura en ciencias en estudios matrimoniales y familiares de la Universidad Brigham Young de Idaho. A ella le apasiona aprender, especialmente cuando se trata de relaciones y de la vida familiar. Espera poder algún día educar en un entorno mundial para promover la bondad en la familia y destruir los ideales que dañan a la sociedad.

Citaciones: 

Fremon,R. (2017, 21 de febrero). La magia de amarte a ti mismo primero. de https://wanderlust.com/journal/the-magic-of-loving-yourself-first/

Stewart, K. (2017). Enseñar a los niños la importancia de la gratitud. [en

línea] EverydayHealth.com. Disponible en: https://www.everydayhealth.com/saying-thanks/teaching-kids-the-importance-of-gratitude.aspx

Vilhauer, J. (2016, 18 de junio). Cómo mantenerse auténtico, no importa qué. de https://www.psychologytoday.com/blog/living-forward/201606/how-stay-authentic-no-matter-what

8 maneras de ayudar a tus hijos a sacarlos de sus teléfonos

8 maneras de ayudar a tus hijos a sacarlos de sus teléfonos

Por Courtney Cagle y Melody Bergman

Traducido por Kimberly Gabriela Mayen

Está sucediendo a nuestro alrededor: el apocalipsis zombie. ¿Qué es lo que dices? ¿No oyes motosierras o ves cadáveres sangrientos tambaleándose por las calles? Ah, pero mira más de cerca …

En un reciente viaje a la playa los vi, una multitud de adolescentes mirando hacia adelante con inquietud, no en la playa cálida, sino en las pequeñas cajas que brillaban en sus manos. Están por todas partes. En las calles, en el centro comercial, caminando a la escuela, en restaurantes. Con esas miradas en blanco y esos pasos tambaleantes. ¡Las pequeñas cajas resplandecientes succionan lentamente sus CEREBROS!

Ahora, con toda honestidad, nuestros hijos no son los únicos adictos a sus teléfonos. Lo sabemos. Pero definitivamente son los que están en mayor riesgo, especialmente porque sus cerebros no están completamente desarrollados. De hecho, la tecnología se ha desarrollado tan rápido que la investigación sobre cómo afecta realmente a nuestro cerebro está teniendo problemas para ponerse al día. En esencia, la generación creciente es la generación del conejillo de indias. Apenas estamos empezando a ver los efectos de la saturación de tecnología emergiendo en las estadísticas. Y las noticias no son buenas.

Según las encuestas nacionales, nuestros niños están más ansiosos que nunca, y la depresión juvenil y las tasas de suicidio se están disparando. Por cierto, estas estadísticas se correlacionan con la invención del teléfono inteligente. Y aunque no hay pruebas de causalidad directa, muchos profesionales de la salud mental sospechan que estas pequeñas cajas brillantes son, al menos en parte, las culpables (Mansfield, 2018).

Por supuesto, en Educate and Empower Kids, no somos anti-tecnología. Creemos firmemente que la tecnología, incluidos los teléfonos, puede y debe usarse para bien. Pero al igual que todas las cosas buenas, nuestros teléfonos deben usarse con moderación.

A veces, los teléfonos pueden interponerse en el camino de la vida de los adultos, pero para los niños, un teléfono puede terminar controlando sus vidas. Se obsesionan con las redes sociales y los textos de amigos, de los que dependen para mostrarles cuánto les “gusta” a las personas. Se vuelven adictos a las alertas de su teléfono y cada vez que lo escuchan, tienen que recogerlo (Ungar, 2018). De esta manera, el teléfono no sólo se interpone en el camino de la vida; Empieza a convertirse en su vida.

Cuando se trata de nuestros hijos, debemos ser más inteligentes que los teléfonos inteligentes. Necesitamos establecer límites y reglas, no puede ser libre para todos. Mientras trabajamos juntos como un equipo, podemos ayudar a nuestros niños a romper malos hábitos con sus teléfonos antes de que se conviertan en una adicción.

Aquí hay 8 maneras en que puedes ayudar a tus hijos a dejar el teléfono:

1. Enseñar con el ejemplo

Las acciones hablan más que las palabras. Es más probable que los niños sigan lo que haces, no necesariamente lo que dices. Y ellos siempre están mirando. Ven su comportamiento con su teléfono y copiarán lo que está haciendo. Si constantemente estás enviando mensajes de texto, navegando por Facebook o revisando correos electrónicos en tu teléfono, entonces ellos también estarán en su teléfono mucho tiempo. Incluso si estás utilizando tu teléfono para el trabajo, todos tus hijos ven que estás en tu teléfono. Intenta establecer restricciones para el uso de tu propio teléfono. Puedes hacer esto por:

  • Tiempo a ti mismo
  • Poner su teléfono a un lado cuando está hablando con sus hijos
  • No enviar mensajes de texto mientras conduces
  • Hacer y seguir las reglas por ti mismo sobre el uso del teléfono.

 Puede que pienses que tus hijos no están observando lo que haces, pero sí lo están haciendo. Tú eres su modelo a seguir. Si deseas verlos usando un buen comportamiento en sus teléfonos, entonces debes estar dispuesto a dar el ejemplo. (Kwan, 2016), (Whelan, 2017).

2. Establecer límites juntos

Cuando estés creando reglas sobre el uso del teléfono, asegúrate de involucrar a tus hijos en el proceso, para que se sienta como una experiencia de formación de equipos en lugar de un castigo. Nuestros hijos usan los teléfonos para comunicarse con amigos y mantenerse conectados con el mundo. En ocasiones, podría ser necesario quitarles el teléfono como consecuencia de un comportamiento inadecuado, pero cuando pierden constantemente su teléfono, puede dañar su relación y ver el teléfono más bién como una “fruta prohibida”.

Tú deseas establecer límites CON ellos y establecer las reglas CON ellos para establecer más confianza y ayudar a tus hijos a sentirse incluidos e invertidos en estas reglas. También será más probable que sigan las reglas si participan en el proceso. Al establecer reglas con ellos, les estás dando la oportunidad de explicar por qué creen que necesitan un teléfono en ciertos momentos (Whelan, 2017).

3. Tenga comidas familiares sin teléfonos

La hora de la comida familiar es un buen momento para que todos guarden sus teléfonos y se conecten entre sí. Ayuda a tus hijos a comprender que, cuando alguien en la mesa tiene su teléfono abierto, envía un mensaje a todos los demás de que no son tan importantes como el teléfono.

Mi papá siempre nos hacía poner nuestros teléfonos en el mostrador antes de cenar en la mesa. Esto nos permitió tener grandes conversaciones en familia, porque estábamos libres de distracciones tecnológicas.

También puedes utilizar un cubo de tecnología comunitaria donde todos puedan colocar sus teléfonos antes de sentarse a la mesa para comer. De esta manera, nadie se verá tentado a mirar su teléfono mientras está sentado en la mesa. Asegúrate de que estén en modo silencio  para que, si suena o emita un pitido, nadie lo levante.

Puedes hacerlo un poco más interesante haciendo que la primera persona que levante su teléfono limpie todos los platos o haga otra tarea doméstica. Tal vez a tus hijos no les importe la limpieza si obtienen su teléfono o tal vez intentarán no ser los primeros. Pruébalo y mira (Kwan, 2016), (Whelan, 2017).

4. Establecer límites de tiempo

La mayoría de los hijos usan su teléfono demasiado, muy temprano en la mañana, demasiado tarde en la noche, o todo lo anterior. Se está convirtiendo en una epidemia. Sin embargo, hay formas de establecer límites de tiempo en el uso del teléfono.

Intenta crear una estación de carga familiar donde todos, incluidos los padres, coloquen su teléfono por la noche. Esto se puede hacer en un área pública de la casa, para que nadie tenga acceso después de acostarse. Establece un tiempo específico donde todos tengan que enchufar sus teléfonos. También puedes filtrar o monitorear los teléfonos de los niños. Para obtener más información sobre el filtrado y la supervisión de teléfonos, consulta este artículo.

Algunas aplicaciones de filtrado y monitoreo, como Disney Circle y Qustodio también le permiten controlar los teléfonos de los niños con su teléfono. Puede programar las horas en que desea que el teléfono se encienda y se apague, ya sea en la escuela, cuando se acuestan en la cama o en ambos. También puede apagar su teléfono con la aplicación al instante, por ejemplo, si no están escuchando cuando los llama al piso de abajo. Las aplicaciones como estas también pueden incluir un bloqueo de tiempo y un bloqueador de aplicaciones. Es importante que los niños duerman, así que tener un sistema donde sus teléfonos no estén con ellos o apagarse con el clic de un botón es una excelente manera de ayudar a cumplir la hora de acostarse (Kwan, 2016), (Whelan, 2017).

5. Crear un sistema de recompensa para reducir el tiempo de teléfono

A los niños les encanta el refuerzo positivo. Entonces, ¿por qué no crear un sistema de recompensa para ayudar a regular el tiempo de teléfono? Por ejemplo, podrías hacer que tus hijos pasen dos o tres días sin tiempo de pantalla para ganar un fin de semana divertido de su elección. Si te preocupa que puedan elegir algo demasiado caro, puedes crear una lista de posibles salidas divertidas y hacer que elijan de esa lista. También puedes invertir en pases anuales para el zoológico, un parque temático o cualquier otro lugar en tu área que puedan elegir para su fin de semana divertido. Esto les ayudará a mantenerse alejados de sus teléfonos y también permitirá que la familia haga algo divertido juntos (Kwan, 2016).

6. Haz que los niños ganen tiempo de tecnología

Una forma de asegurar más productividad es hacer que los niños ganen tiempo dedicado a la tecnología. Por ejemplo: por cada 30 minutos que dedica a hacer algo productivo, como hacer la tarea, leer un libro o tocar un instrumento, pueden ganar 30 minutos de tiempo de tecnología. Después de usar la tecnología de su elección, como un teléfono, necesitan hacer otra actividad productiva para ganar más tiempo en tecnología. Esta es una excelente manera de enseñar a los niños que tienen que trabajar duro para ganar algo que quieren. También les ayuda a pasar más tiempo haciendo actividades importantes y productivas (Kwan, 2016).

7. Dale a los niños un teléfono de gama baja

Si el uso del teléfono de sus hijos está fuera de control, no tengas miedo de bajar de categoría y darles un teléfono plegable que solo envíe mensajes de texto y haga llamadas. Tú eres el que compró el teléfono, y ellos necesitan respetar eso. Si no pueden cumplir con las reglas, tal vez no puedan manejar la responsabilidad que viene con un teléfono inteligente. Enseña a tus hijos que necesitan ganarse tu confianza respetando los límites que han establecido juntos. Después de que hayan demostrado que pueden obedecer las reglas, puedes decidir proporcionarles una forma de recuperar el teléfono inteligente. (Whelan, 2017).

8. Ayuda a los niños a crear un horario

Cuando ayudamos a los niños a planificar su día, es menos probable que acudan constantemente a sus teléfonos. Los niños ocupados logran más. Son más felices y más confiados. Ayuda a tus hijos a llenar su agenda con opciones que no involucren un teléfono, como tocar un instrumento, leer un libro, salir a caminar, jugar afuera, dibujar, hacer manualidades u otras actividades que les traigan alegría. Puedes enseñar a tus hijos grandes lecciones de vida a través de algo tan simple como pasar menos tiempo en sus teléfonos. Lleva tiempo y esfuerzo liderar con el ejemplo, establecer límites y consecuencias, y establecer algunos de estos sistemas. Pero las recompensas valen la pena: niños más sanos, felices y mentalmente estables. ¡Y unos pocos zombies menos paseando por las calles!

Aquí hay algunos recursos excelentes para ayudar a enseñar a los niños a usar la tecnología para el bien:

¿Listo para hablar sobre temas difíciles? Echa un vistazo a nuestras guías para ayudarte, 30 días de charlas sobre sexo y Cómo hablar con tus hijos sobre la pornografía.

Courtney Cagle es estudiante de último año en Brigham Young University-Idaho y se graduó en Estudios de Matrimonio y Familia. Ella ama a los niños y quiere ayudar a crear un ambiente seguro para que todos los niños aprendan y crezcan.

Melody Harrison Bergman es madre y madrastra de tres niños increíbles, fundadora de Media Savvy Mamas y miembro de Safeguard Alliance para el Centro Nacional de Explotación Sexual. Ella tiene una licenciatura en comunicaciones y ha estado escribiendo y editando desde 2002. Su misión es motivar a los líderes y miembros de la comunidad para educar y proteger a los niños y las familias.

Citaciones:

Lección: Amabilidad: en línea, cara a cara y en cualquier lugar https://educateempowerkids.org/lesson-kindness-online-face-face-everywhere

El nuevo teléfono de Noah: una historia sobre el uso de tecnología para bien, disponible para su compra aquí o en Amazon.

Kwan, M. (2016). 8 formas creativas para sacar a sus hijos de sus teléfonos. Consultado el 25 de mayo de 2018, de https://cellphones.lovetoknow.com/cell-phone-guides-how-tos/8-creative-ways-get-your-kids-off-their-phones

Mansfield, B. (2018, 24 de marzo). La aterradora verdad sobre lo que está lastimando a nuestros hijos. Consultado el 4 de junio de 2018, de https://www.yourmodernfamily.com/scary-truth-whats-hurting-kids/

Ungar, M. (2018, 16 de enero). Adolescentes y niveles peligrosos de uso del teléfono celular. Consultado el 31 de mayo de 2018, de https://www.psychologytoday.com/us/blog/nurturing-resilience/201801/teens-and-dangerous-levels-cell-phone-use

Whelan, C. (2017, 10 de febrero). Cómo sacar a sus hijos de su teléfono. Consultado el 25 de mayo de 2018, de https://www.rd.com/advice/parenting/get-your-kids-off-their-phone/

Enseñando a nuestros hijos a cambiar el mundo con sus teléfonos

Enseñando a nuestros hijos a cambiar el mundo con sus teléfonos

Por Ariane Robinson

Traducido por: Kimberly Gabriela Mayen

Tantos cambios y movimientos sorprendentes han sido creados por adolescentes de todo el mundo. Ejemplos poderosos como la lucha de Malala Yousafzai contra los talibanes por la educación de las niñas y los estudiantes detrás del más reciente movimiento #neverain después de los recientes tiroteos escolares muestran el increíble impacto que pueden tener los jóvenes en sus comunidades y en el mundo.

Como padres, podemos enseñar a nuestros hijos que ellos también tienen una voz poderosa y que, gracias a la tecnología, también tienen fácil acceso a varias plataformas para crear conciencia sobre los problemas que les interesan. Estas plataformas pueden ayudar a capacitar a nuestros niños a usar la tecnología para bien y animarlos a convertirse en pensadores críticos y solucionadores de problemas.

Fomentar el pensamiento crítico y la resolución de problemas en nuestros hijos, puede comenzar haciendo preguntas impactantes como:

  • ¿Que quieres hacer con tu vida? ¿Qué te gustaría ser en cinco años? ¿En 10 años?
  • ¿A quién te gustaría ayudar entre tus amigos? ¿En nuestra comunidad? ¿En nuestro país?
  • ¿Qué tipo de cambios te gustaría ver en el mundo?
  • ¿Cómo puede la tecnología ayudarte a hacer esos cambios?

Después de responder estas preguntas con sus hijos, puede usar los siguientes recursos para ayudar a su niño a entender su mundo y descubrir formas en que pueden hacer cambios positivos:

  • Encuentre maneras de conectar a sus hijos con otros en todo el mundo. El uso de sitios web como Epals es una gran manera de hacer esto. Este es un sitio web que se puede usar para conectar el aula de un niño a otras aulas de todo el mundo. Hable con los maestros de sus hijos para que puedan verlos mejor y comprender mejor las dificultades que enfrentan los niños de su edad en todo el mundo. (Lynch, 2018)
  • Enseñe a los niños a usar la comunicación digital como Google Slides para abogar por la justicia social en sus comunidades locales. Los niños pueden crear una presentación para los miembros del consejo de la ciudad o crear un video de YouTube sobre la importancia del agua limpia. (Lynch, 2018)
  • Ayude a los niños a estar al tanto de los eventos actuales y encontrar formas de responder a ellos. La mayoría de los movimientos actuales en estos días tienen una gran presencia en las redes sociales. Es importante enseñar a sus hijos cómo evaluar la información que encuentran en estas páginas de redes sociales y su credibilidad. (Lynch, 2018) 

Enseñe a los niños a formularse estas preguntas cuando evalúen la credibilidad de la información que encuentran en línea, incluidas las publicaciones en las redes sociales, las noticias y otras cuentas:

  • Ubicación de la fuente: ¿La persona que está compartiendo la información se encuentra realmente en el lugar en el que está publicando o publicando?
  • Red – ¿Quién está en su red y quién los sigue? ¿Conozco esta cuenta?
  • Contenido: ¿Se puede corroborar la información de otras fuentes?
  • Actualizaciones contextuales: ¿esta persona suele publicar o tuitear sobre este tema? Si es así, ¿qué dicen las publicaciones pasadas o actualizadas? ¿Completan más detalles?
  • Edad: ¿Cuál es la edad de la cuenta en cuestión? Tenga cuidado con las cuentas de reciente creación.
  • Confiabilidad – ¿Es confiable la fuente de información? (John Hopkins University, 2018)
  • Encuentre y use aplicaciones con sus hijos que están diseñadas para promover el cambio social (Lynch, 2018). Por ejemplo, en 5 maneras en que los niños pueden usar los teléfonos inteligentes para el bien, menciona aplicaciones como Charity Miles y Acts of Kindness que les permiten incorporar pequeñas sugerencias que pueden marcar la diferencia en las actividades que pueden estar realizando todos los días.
  • Hable con los niños sobre los recursos en línea que son útiles para ayudar a educar y mejorar el aprendizaje. Hay muchos recursos gratuitos o de bajo costo, como Khan Academy y Massive Open Online Courses. Puede usar Khan Academy con niños desde preescolar hasta la escuela secundaria, y ofrecen clases divertidas en todo, desde decir la hora hasta hacer páginas web.

¡Como padres, es importante que enseñemos a nuestros hijos que son importantes y que pueden hacer una diferencia! Podemos educarnos a nosotros mismos y luego guiar a nuestros niños expertos en tecnología para que utilicen la tecnología para mejorar su situación y la de quienes los rodean, explorando los temas que les apasionan.

¿Necesitas ayuda para hablar de temas difíciles? Revisa Como hablar con sus hijos sobre la pornografia y 30 días de charlas sobre sexo.

Ariane Robinson es la madre de cinco hijos. Ella es una Especialista en Estudios de Matrimonio y Familia y una facilitadora certificada con PREPARE / ENRICH. Un programa diseñado para ayudar a las parejas a desarrollar habilidades para mejorar sus relaciones. A ella le gusta trabajar con las familias y ayudar a fortalecer sus relaciones.

Citaciones:

Universidad de John Hopkins. (2018, 2 de abril). Guías: Evaluación de Información: Evaluación de Redes Sociales. Obtenido de http://guides.library.jhu.edu/c.php?g=202581&p=1335031

Lynch, M. (2018, 06 de mayo). Aprovechando Edtech para el Bien Social. Obtenido de http://www.thetechedvocate.org/leveraging-edtech-for-social-good/