8 maneras de ayudar a tus hijos a sacarlos de sus teléfonos

8 maneras de ayudar a tus hijos a sacarlos de sus teléfonos

Por Courtney Cagle y Melody Bergman

Traducido por Kimberly Gabriela Mayen

Está sucediendo a nuestro alrededor: el apocalipsis zombie. ¿Qué es lo que dices? ¿No oyes motosierras o ves cadáveres sangrientos tambaleándose por las calles? Ah, pero mira más de cerca …

En un reciente viaje a la playa los vi, una multitud de adolescentes mirando hacia adelante con inquietud, no en la playa cálida, sino en las pequeñas cajas que brillaban en sus manos. Están por todas partes. En las calles, en el centro comercial, caminando a la escuela, en restaurantes. Con esas miradas en blanco y esos pasos tambaleantes. ¡Las pequeñas cajas resplandecientes succionan lentamente sus CEREBROS!

Ahora, con toda honestidad, nuestros hijos no son los únicos adictos a sus teléfonos. Lo sabemos. Pero definitivamente son los que están en mayor riesgo, especialmente porque sus cerebros no están completamente desarrollados. De hecho, la tecnología se ha desarrollado tan rápido que la investigación sobre cómo afecta realmente a nuestro cerebro está teniendo problemas para ponerse al día. En esencia, la generación creciente es la generación del conejillo de indias. Apenas estamos empezando a ver los efectos de la saturación de tecnología emergiendo en las estadísticas. Y las noticias no son buenas.

Según las encuestas nacionales, nuestros niños están más ansiosos que nunca, y la depresión juvenil y las tasas de suicidio se están disparando. Por cierto, estas estadísticas se correlacionan con la invención del teléfono inteligente. Y aunque no hay pruebas de causalidad directa, muchos profesionales de la salud mental sospechan que estas pequeñas cajas brillantes son, al menos en parte, las culpables (Mansfield, 2018).

Por supuesto, en Educate and Empower Kids, no somos anti-tecnología. Creemos firmemente que la tecnología, incluidos los teléfonos, puede y debe usarse para bien. Pero al igual que todas las cosas buenas, nuestros teléfonos deben usarse con moderación.

A veces, los teléfonos pueden interponerse en el camino de la vida de los adultos, pero para los niños, un teléfono puede terminar controlando sus vidas. Se obsesionan con las redes sociales y los textos de amigos, de los que dependen para mostrarles cuánto les “gusta” a las personas. Se vuelven adictos a las alertas de su teléfono y cada vez que lo escuchan, tienen que recogerlo (Ungar, 2018). De esta manera, el teléfono no sólo se interpone en el camino de la vida; Empieza a convertirse en su vida.

Cuando se trata de nuestros hijos, debemos ser más inteligentes que los teléfonos inteligentes. Necesitamos establecer límites y reglas, no puede ser libre para todos. Mientras trabajamos juntos como un equipo, podemos ayudar a nuestros niños a romper malos hábitos con sus teléfonos antes de que se conviertan en una adicción.

Aquí hay 8 maneras en que puedes ayudar a tus hijos a dejar el teléfono:

1. Enseñar con el ejemplo

Las acciones hablan más que las palabras. Es más probable que los niños sigan lo que haces, no necesariamente lo que dices. Y ellos siempre están mirando. Ven su comportamiento con su teléfono y copiarán lo que está haciendo. Si constantemente estás enviando mensajes de texto, navegando por Facebook o revisando correos electrónicos en tu teléfono, entonces ellos también estarán en su teléfono mucho tiempo. Incluso si estás utilizando tu teléfono para el trabajo, todos tus hijos ven que estás en tu teléfono. Intenta establecer restricciones para el uso de tu propio teléfono. Puedes hacer esto por:

  • Tiempo a ti mismo
  • Poner su teléfono a un lado cuando está hablando con sus hijos
  • No enviar mensajes de texto mientras conduces
  • Hacer y seguir las reglas por ti mismo sobre el uso del teléfono.

 Puede que pienses que tus hijos no están observando lo que haces, pero sí lo están haciendo. Tú eres su modelo a seguir. Si deseas verlos usando un buen comportamiento en sus teléfonos, entonces debes estar dispuesto a dar el ejemplo. (Kwan, 2016), (Whelan, 2017).

2. Establecer límites juntos

Cuando estés creando reglas sobre el uso del teléfono, asegúrate de involucrar a tus hijos en el proceso, para que se sienta como una experiencia de formación de equipos en lugar de un castigo. Nuestros hijos usan los teléfonos para comunicarse con amigos y mantenerse conectados con el mundo. En ocasiones, podría ser necesario quitarles el teléfono como consecuencia de un comportamiento inadecuado, pero cuando pierden constantemente su teléfono, puede dañar su relación y ver el teléfono más bién como una “fruta prohibida”.

Tú deseas establecer límites CON ellos y establecer las reglas CON ellos para establecer más confianza y ayudar a tus hijos a sentirse incluidos e invertidos en estas reglas. También será más probable que sigan las reglas si participan en el proceso. Al establecer reglas con ellos, les estás dando la oportunidad de explicar por qué creen que necesitan un teléfono en ciertos momentos (Whelan, 2017).

3. Tenga comidas familiares sin teléfonos

La hora de la comida familiar es un buen momento para que todos guarden sus teléfonos y se conecten entre sí. Ayuda a tus hijos a comprender que, cuando alguien en la mesa tiene su teléfono abierto, envía un mensaje a todos los demás de que no son tan importantes como el teléfono.

Mi papá siempre nos hacía poner nuestros teléfonos en el mostrador antes de cenar en la mesa. Esto nos permitió tener grandes conversaciones en familia, porque estábamos libres de distracciones tecnológicas.

También puedes utilizar un cubo de tecnología comunitaria donde todos puedan colocar sus teléfonos antes de sentarse a la mesa para comer. De esta manera, nadie se verá tentado a mirar su teléfono mientras está sentado en la mesa. Asegúrate de que estén en modo silencio  para que, si suena o emita un pitido, nadie lo levante.

Puedes hacerlo un poco más interesante haciendo que la primera persona que levante su teléfono limpie todos los platos o haga otra tarea doméstica. Tal vez a tus hijos no les importe la limpieza si obtienen su teléfono o tal vez intentarán no ser los primeros. Pruébalo y mira (Kwan, 2016), (Whelan, 2017).

4. Establecer límites de tiempo

La mayoría de los hijos usan su teléfono demasiado, muy temprano en la mañana, demasiado tarde en la noche, o todo lo anterior. Se está convirtiendo en una epidemia. Sin embargo, hay formas de establecer límites de tiempo en el uso del teléfono.

Intenta crear una estación de carga familiar donde todos, incluidos los padres, coloquen su teléfono por la noche. Esto se puede hacer en un área pública de la casa, para que nadie tenga acceso después de acostarse. Establece un tiempo específico donde todos tengan que enchufar sus teléfonos. También puedes filtrar o monitorear los teléfonos de los niños. Para obtener más información sobre el filtrado y la supervisión de teléfonos, consulta este artículo.

Algunas aplicaciones de filtrado y monitoreo, como Disney Circle y Qustodio también le permiten controlar los teléfonos de los niños con su teléfono. Puede programar las horas en que desea que el teléfono se encienda y se apague, ya sea en la escuela, cuando se acuestan en la cama o en ambos. También puede apagar su teléfono con la aplicación al instante, por ejemplo, si no están escuchando cuando los llama al piso de abajo. Las aplicaciones como estas también pueden incluir un bloqueo de tiempo y un bloqueador de aplicaciones. Es importante que los niños duerman, así que tener un sistema donde sus teléfonos no estén con ellos o apagarse con el clic de un botón es una excelente manera de ayudar a cumplir la hora de acostarse (Kwan, 2016), (Whelan, 2017).

5. Crear un sistema de recompensa para reducir el tiempo de teléfono

A los niños les encanta el refuerzo positivo. Entonces, ¿por qué no crear un sistema de recompensa para ayudar a regular el tiempo de teléfono? Por ejemplo, podrías hacer que tus hijos pasen dos o tres días sin tiempo de pantalla para ganar un fin de semana divertido de su elección. Si te preocupa que puedan elegir algo demasiado caro, puedes crear una lista de posibles salidas divertidas y hacer que elijan de esa lista. También puedes invertir en pases anuales para el zoológico, un parque temático o cualquier otro lugar en tu área que puedan elegir para su fin de semana divertido. Esto les ayudará a mantenerse alejados de sus teléfonos y también permitirá que la familia haga algo divertido juntos (Kwan, 2016).

6. Haz que los niños ganen tiempo de tecnología

Una forma de asegurar más productividad es hacer que los niños ganen tiempo dedicado a la tecnología. Por ejemplo: por cada 30 minutos que dedica a hacer algo productivo, como hacer la tarea, leer un libro o tocar un instrumento, pueden ganar 30 minutos de tiempo de tecnología. Después de usar la tecnología de su elección, como un teléfono, necesitan hacer otra actividad productiva para ganar más tiempo en tecnología. Esta es una excelente manera de enseñar a los niños que tienen que trabajar duro para ganar algo que quieren. También les ayuda a pasar más tiempo haciendo actividades importantes y productivas (Kwan, 2016).

7. Dale a los niños un teléfono de gama baja

Si el uso del teléfono de sus hijos está fuera de control, no tengas miedo de bajar de categoría y darles un teléfono plegable que solo envíe mensajes de texto y haga llamadas. Tú eres el que compró el teléfono, y ellos necesitan respetar eso. Si no pueden cumplir con las reglas, tal vez no puedan manejar la responsabilidad que viene con un teléfono inteligente. Enseña a tus hijos que necesitan ganarse tu confianza respetando los límites que han establecido juntos. Después de que hayan demostrado que pueden obedecer las reglas, puedes decidir proporcionarles una forma de recuperar el teléfono inteligente. (Whelan, 2017).

8. Ayuda a los niños a crear un horario

Cuando ayudamos a los niños a planificar su día, es menos probable que acudan constantemente a sus teléfonos. Los niños ocupados logran más. Son más felices y más confiados. Ayuda a tus hijos a llenar su agenda con opciones que no involucren un teléfono, como tocar un instrumento, leer un libro, salir a caminar, jugar afuera, dibujar, hacer manualidades u otras actividades que les traigan alegría. Puedes enseñar a tus hijos grandes lecciones de vida a través de algo tan simple como pasar menos tiempo en sus teléfonos. Lleva tiempo y esfuerzo liderar con el ejemplo, establecer límites y consecuencias, y establecer algunos de estos sistemas. Pero las recompensas valen la pena: niños más sanos, felices y mentalmente estables. ¡Y unos pocos zombies menos paseando por las calles!

Aquí hay algunos recursos excelentes para ayudar a enseñar a los niños a usar la tecnología para el bien:

¿Listo para hablar sobre temas difíciles? Echa un vistazo a nuestras guías para ayudarte, 30 días de charlas sobre sexo y Cómo hablar con tus hijos sobre la pornografía.

Courtney Cagle es estudiante de último año en Brigham Young University-Idaho y se graduó en Estudios de Matrimonio y Familia. Ella ama a los niños y quiere ayudar a crear un ambiente seguro para que todos los niños aprendan y crezcan.

Melody Harrison Bergman es madre y madrastra de tres niños increíbles, fundadora de Media Savvy Mamas y miembro de Safeguard Alliance para el Centro Nacional de Explotación Sexual. Ella tiene una licenciatura en comunicaciones y ha estado escribiendo y editando desde 2002. Su misión es motivar a los líderes y miembros de la comunidad para educar y proteger a los niños y las familias.

Citaciones:

Lección: Amabilidad: en línea, cara a cara y en cualquier lugar https://educateempowerkids.org/lesson-kindness-online-face-face-everywhere

El nuevo teléfono de Noah: una historia sobre el uso de tecnología para bien, disponible para su compra aquí o en Amazon.

Kwan, M. (2016). 8 formas creativas para sacar a sus hijos de sus teléfonos. Consultado el 25 de mayo de 2018, de https://cellphones.lovetoknow.com/cell-phone-guides-how-tos/8-creative-ways-get-your-kids-off-their-phones

Mansfield, B. (2018, 24 de marzo). La aterradora verdad sobre lo que está lastimando a nuestros hijos. Consultado el 4 de junio de 2018, de https://www.yourmodernfamily.com/scary-truth-whats-hurting-kids/

Ungar, M. (2018, 16 de enero). Adolescentes y niveles peligrosos de uso del teléfono celular. Consultado el 31 de mayo de 2018, de https://www.psychologytoday.com/us/blog/nurturing-resilience/201801/teens-and-dangerous-levels-cell-phone-use

Whelan, C. (2017, 10 de febrero). Cómo sacar a sus hijos de su teléfono. Consultado el 25 de mayo de 2018, de https://www.rd.com/advice/parenting/get-your-kids-off-their-phone/